domingo, 20 de julio de 2008

¿El heavy metal no era satánico?

El otro día ví en televisión la curiosa historia de Cesare Bonizzi, un fraile franciscano que tras presenciar un directo de Metallica decidió dedicar parte de su vida al heavy metal. El tipo va dando conciertos con su banda, Fratello Metallo (Hermano del Metal). Sin ir más lejos, este verano ha compartido cartel con Iron Maiden, Slayer y, parajódicamente, con Judas Priest, en el festival Gods of Metal 2008. No es que derroche calidad musical, pero ver sobre el escenario a un fraile de 62 años haciendo la señal del diablo está atrayendo la atención de la gente y el youtube se inunda de vídeos en directo como este.

Pero no es el único caso de religiosos unidos al metal, ya que en España tenemos un ejemplo de bastante mayor calidad musical. Joan Enric Reverte, más conocido como el padre Jony, es un sacerdote de la diócesis de Castellón que nunca ha ocultado su pasión por el rock. Alzacuello y melena, curiosa combinación. Tienen un punto especial sus clásicos temas eclesiásticos versionados en clave de rock, como el Pescador de hombres o el Qué alegría cuando me dijeron, pero yo me quedaría con este tema propio que la verdad es que me gusta bastante: El dinero no se puede comer.