domingo, 14 de junio de 2009

El submundo del posturismo gaditano

Media hora de playa en 2009 me ha bastado para comprobar que el posturismo sigue extendiéndose sin límites y su estación más fuerte durante cada año es el verano. En un post anterior comenté que si el posturismo fuera una profesión, en Cádiz no habría paro, pero ahora estoy convencido de que en nuestra ciudad existe un submundo paralelo en el que habitan los especímenes del posturitus gaditanensis. Un submundo al que no le afecta la crisis económica mundial y en el que cuyos habitantes disponen de un pozo sin fondo repleto de dinero y 24 horas libres al día.Sólo la existencia de ese lugar explicaría ciertos comportamientos y apariencias de los individuos que en él habitan y salen con mayor asiduidad a la luz cuando el calor aprieta.

Los posturitus gaditanensis siempre se mueven en grupo y son extremadamente reticentes a que algún individuo de otra especie se les acerque. Ni se relacionan con elementos externos ni dejan acercarse a ellos a quienes no pertenecen a su manada. Así, en los grupos de personas nunca hay un posturitus, mientras que en los grupos de posturitus jamás se observa la presencia de alguien que no responda a sus peculiares características físicas. El moreno constante, ya sea Agosto o Febrero, los pendientitos, el depilado integral, los tatuajes y los músculos de gimnasio son comunes en unos individuos que visitan las tiendas de moda cada semana para estar siempre a la última. Eso sí, está demostrado que parte de su presupuesto se obtiene del ahorro en tela de bañadores y en tallas de camisa.

Confieso que me gustaría conocer ese submundo, me intriga. Me siento estúpido al pensar que no tengo trabajo fijo, pero que actualmente me paso los días buscándome la vida con dos ocupaciones distintas y eso no me deja apenas tiempo libre. Sin embargo, cuando uno vuelve a casa tras su jornada matutina puede observar las terrazas del Paseo Marítimo llenas de posturitus. Si se tiene una tarde libre y se va un par de horas a la playa, allí están los mismos individuos de antes. ¿Qué sales un día por la noche y pasas por el epicentro posturitil (vulgo Barabass)?, pues de nuevo te los encuentras. Todos cortados con el mismo patrón, fabricados con moldes gemelos. En la orillita, bañador tipo calzoncillo o remangado si es unos centímetros más largo, móvil (¿quién caraho tiene ganas de hablar por teléfono estando en el agua?), gafazas de sol, peinado perfecto y toda una colección de gestos para potenciar el lucimiento de sus cuerpos trabajados a base de dietas, proteínas y visitas diarias al gimnasio (¡qué alegría tener tiempo!).

¿Cómo se gana la vida esta especie para tener tanto dinero y horas de ocio? Desde luego, estudiando no. Os propongo un reto: registraos en alguna página de esas de "hacer amigos" que tan de moda están en la red. Resulta literalmente imposible encontrar gente que se salga de determinados parámetros. Perfil de chico: fotito sin camiseta y marcando abdominales junto a otra con una camisa abierta y un collar de bolas gigantescas. Perfil de chica: peinado a la última moda, maquillaje con Titanlux y fotografía sacando morritos si está sola o imitando a Los Ángeles de Charlie si sale con las amigas. Pero en ambos géneros hay una nota común, la escritura. "Ola, toi aki xa acer amigos o lo k sea, lla veremo", "Ya ta ki la shula", "Ke ay wapas, agregarme al msn", son sólo tres ejemplos de su particular sistema gráfico. Y esta es la parte del submundo posturil que no me termina de convencer. Soy demasiado mayor por lo que parece, ya que me gusta la cultura y me atraen las chicas que sepan escribir tres palabras seguidas... bueno, dejémoslo en dos.

Lo peor de todo es que los posturitus sólo son una mala fotocopia de los ídolos de masas fabricados por la televisión. Grandes Hermanos, pseudocantantes de pacotilla idolatrados por participar en un concurso, futbolistas analfabetos y golfas herederas de los millones de su familia... esos son los modelos a seguir por una masa de estúpidos imitadores cuyo putrefacto cerebro no es capaz de pensar que ni en 20 vidas conseguirían el dinero que amasan sus héroes en una semana... y que papá y mamá no te dan dinero toda la vida.